• Liliana Hernandez, LPC

Mitos + Estigma de la Salud Mental

Entrevista con David Martin, MA, LPC-S.

Conoce más sobre David: www.martincounseling.com


LOS MITOS MÁS COMUNES: Mito: los problemas de salud mental no son tan comunes. Realidad: los problemas de salud mental son muy comunes. Alrededor de 1 de cada 5 personas experimentan un problema de salud mental en un año determinado. Uno de cada 25 tiene un trastorno grave de salud mental. Estos incluyen ansiedad, depresión grave, trastorno bipolar y esquizofrenia. Mito: los niños y los adolescentes no tienen problemas de salud mental. Realidad: las investigaciones muestran que 1 de cada 5 adolescentes tienen o tendrán una condición mental. El 50 % de los adultos que tienen un problema de salud mental, presentan los primeros síntomas antes de los 14 años. Estos problemas no son el resultado de la mala crianza. Son una combinación de muchos factores. Muchos de estos factores están fuera del control del niño o de los padres. Los acontecimientos negativos en la infancia pueden contribuir en el desarrollo de problemas de salud mental en los adolescentes y adultos. Mito: las personas con problemas de salud mental son violentas o peligrosas. Realidad: la gran mayoría de las personas con una condición mental no son violentas. Las personas con condiciones mentales sólo cometen un 7% de los actos violentos. De hecho, las personas con graves problemas de salud mental son 10 veces más propensos a ser víctimas de violencia. Mito: los problemas de salud mental son un signo de debilidad. Realidad: la condición mental no tiene nada que ver con la fortaleza o la debilidad. Es un trastorno médico que requiere tratamiento. Si necesita ayuda con un problema mental, no es débil. Hay muchos factores involucrados en la salud mental, incluyendo: -Biología. Sus genes o la química del cerebro pueden influir en su salud mental. Lo mismo ocurre con cualquier condición o lesión que tenga. - Medio Ambiente. Sus experiencias de vida dan forma a su salud mental. Esto incluye pasar por un evento traumático o tener un trabajo o una vida en el hogar muy estresantes. - Historia. Sus antecedentes familiares desempeñan un papel en su salud mental. Tener un padre con un problema de salud mental podría aumentar el riesgo de tenerlo.

Mito: cuando alguien desarrolla un problema de salud mental, lo padecerá por el resto de su vida. Nunca se recuperará. Realidad: la salud mental no es constante. Hay momentos de estabilidad y otros de recaída a lo largo de su vida. Hay muchos factores que pueden influir en cómo se siente. Si alguno de estos factores cambia, su salud mental puede variar. Con tratamiento, muchos de los problemas que puede desarrollar son temporales. Un buen plan de tratamiento le ayudará a superar el problema y recuperarse. Esto no significa necesariamente que el problema ha desaparecido. Sin embargo, puede encontrar una manera de vivir con él y aun así ser un miembro productivo de la sociedad. Al mismo tiempo, sentirse mejor no significa que esté curado. Puede que tenga que continuar con el plan de tratamiento, incluso después de que se sienta mejor. Algunos problemas de salud mental nunca desaparecen. Por lo general, son afecciones más graves tales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar. Sin embargo, algunos casos de depresión y ansiedad son temporales y desaparecen después del tratamiento. Mito: la terapia es una pérdida de tiempo. Realidad: algunas personas no se sienten cómodas con la terapia. Tienen miedo de tener que remontarse a su infancia. Pero la terapia moderna está diseñada para ser a corto plazo. Se centra en los problemas y sus soluciones. La investigación ha demostrado que es muy eficaz en el tratamiento de condiciones mentales. Por lo general, es más eficaz cuando se utiliza en combinación con la medicina. Los estudios encontraron que del 70 % al 90 % de las personas informaron una mejoría en sus síntomas cuando ambos formaban parte de su plan de tratamiento. Mito: no hay nada que se pueda hacer para ayudar a alguien con un problema de salud mental. Realidad: hay muchas cosas que se pueden hacer para ayudar a alguien:


- Hágale saber que usted está allí, si lo necesita. - Ayúdalo a encontrar los servicios de salud mental que necesita. - Aprenda acerca de lo que está pasando. - Trátelo con respeto. No lo llame “loco”. - Exprese su apoyo de manera que ellos puedan entender. - Obtenga ayuda para usted si lo necesita. - No los abandonen. Mito: la condición mental no se puede evitar. Realidad: No siempre se pueden prevenir los problemas de salud mental. Pero puede hacer frente a los factores de riesgo que usted o su ser querido pueden tener: - Intente minimizar la exposición al trauma. Si usted o un ser querido experimenta un suceso traumático, busque ayuda de inmediato. El tratamiento temprano puede prevenir problemas más graves en el futuro. - Reduzca el estrés. Tener una vida de trabajo o en el hogar muy estresante puede reducir la calidad de su salud mental. - Póngase en situaciones positivas. Evite a las personas negativas. En su lugar, rodéese de personas sanas con una buena visión de la vida. - Establezca hábitos saludables. Coma una dieta saludable, haga ejercicio y duerma lo suficiente. Estos métodos básicos de autocuidado pueden contribuir en cómo se siente con usted mismo y cómo funciona.


ESTIGMA


EFECTOS NOCIVOS DEL ESTIGMA: - Resistencia a buscar ayuda o tratamiento - Falta de comprensión por parte de familiares, amigos, compañeros de trabajo u otras personas - Menos oportunidades laborales, o para participar en actividades escolares o sociales, o problemas para encontrar una vivienda - Hostigamiento, violencia física o acoso - Un seguro médico que no cubre adecuadamente el tratamiento de la condición mental - La creencia de que nunca superarás ciertos desafíos o de que tu situación no mejorará ACCIONES PARA SOBRELLEVAR EL ESTIGMA: - Busca tratamiento. Es posible que te muestres reacio a reconocer que necesitas tratamiento. No dejes que el miedo a que te etiqueten como enfermo mental te impide buscar ayuda. El tratamiento puede brindar alivio mediante la identificación del problema y la reducción de los síntomas que interfieren en tu vida laboral y personal.

- No permitas que el estigma te avergüence y te haga dudar de ti mismo. Los estigmas no provienen de los demás. Tal vez creas erróneamente que tu condición es un signo de debilidad personal o que deberías poder controlarla sin ayuda. Buscar asesoramiento, investigar la condición y conectarte con otras personas que tienen una condición mental puede ayudarte a aumentar tu autoestima y a sobrellevar la autocrítica destructiva.

- No te aísles. Si tienes una condición mental, tal vez dudes en contárselo a los demás. Tus familiares y amigos, un miembro del clero o los miembros de tu comunidad pueden ofrecer apoyo si saben de tu condición mental. Acude a personas de confianza en busca de compasión, apoyo y comprensión de lo que necesitas.

- No te identifiques con tu condición. No eres una condición. Por lo tanto, en lugar de decir «Soy bipolar», di: «Tengo trastorno bipolar». En lugar de autodenominarse «esquizofrénico», di: «Tengo esquizofrenia».

- Únete a un grupo de apoyo. Algunos grupos locales y nacionales, como la National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional sobre condiciones Mentales), ofrecen programas locales y recursos de Internet que pueden ayudar a reducir el estigma mediante la educación de las personas que tienen condiciones mentales, sus familias y el público general.

- Busca ayuda en la escuela. Si tú o tu hijo tienen una condición mental que afecta el aprendizaje, averigua qué planes y programas pueden ser de ayuda. La discriminación contra los estudiantes a raíz de una condición mental constituye un incumplimiento de las leyes, y los educadores de los niveles primario, secundario y universitario deben hacer todos los arreglos que estén a su alcance para los estudiantes que los necesiten.


- Habla con los maestros, los profesores o los administradores sobre el mejor enfoque y los mejores recursos. Si un maestro no está al tanto de la discapacidad de un estudiante, esto puede generar discriminación, obstáculos en el aprendizaje y calificaciones bajas.

- Habla en contra del estigma. Considera la posibilidad de expresar tus opiniones en acontecimientos, en cartas al editor, congresistas o en Internet. Puedes ayudar a infundir coraje en otras personas con desafíos similares y a educar al público sobre las condiciones mentales.